¿Hacia dónde orientamos nuestro ocio?

Donna Fernández Nogueira / Asociación Pedro Fabro / https://pedrofabro.deusto.es/

El 27 de enero de 2022 correspondió a Manuel Cuenca Cabeza impartir la 4ª charla dentro del ciclo formativo “Envejecimiento activo y saludable”, que organiza la Asociación de personas jubiladas de la Universidad de Deusto Pedro Fabro. Comenzó su conferencia con la pregunta que daba título a la ponencia: ¿Hacia dónde orientamos nuestro ocio? Para dar una respuesta, el investigador consideró que primero es necesario que cada cual responda a otra cuestión previa ¿Qué es el ocio para mí? Personalmente explicó que, en la actualidad, él considera que el ocio es un ámbito de desarrollo de valores, algo que en sus escritos recoge con la denominación de Ocio Valioso. Pero llegar hasta ahí, reconoció, había sido un proceso de muchos años de estudio e investigación. Algo que se había podido permitir gracias a su responsabilidad en el desarrollo del Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto, que comenzó su andadura en el año 1988. Para Manuel Cuenca el concepto de ocio valioso resulta difícil de entender sin conocer su genealogía y el proceso personal experimentado durante los años que pasó como Director del Instituto de Estudios de Ocio, que ha quedado plasmado en múltiples publicaciones, conferencias, acuerdos y actividades llevadas a cabo durante los más de treinta años de vida del Instituto.

 En los años 80, el ocio se entendía como tiempo, más bien como tiempo libre, que incluía un tiempo para uno mismo; algo que en nuestros días casi ha dejado de existir. En 1988 su acercamiento al ocio se orientó desde el punto de vista de la actividad, especialmente a partir de la investigación interdisciplinar que llevó a cabo el Instituto sobre el área metropolitana de Bilbao. A partir de 1992 su mirada hacia el ocio priorizó el hecho de ser un fenómeno social. La transformación de la ciudad de Bilbao iba en paralelo con los estudios del Instituto y eso exigía un compromiso. Ese mismo año la Universidad de Deusto entregó los doce primeros títulos de postgrado sobre Ocio en España y organizó el Congrego VIII ELRA, Ocio y Nueva Ciudadanía, al que asistieron  representantes de 34 países. Es el momento en el que se inicia la reivindicación del ocio como derecho de todas las personas y se crea la Cátedra Ocio y Minusvalías.

A partir de ahí su concepción del ocio se sigue enriqueciendo con nuevos matices. Pondera la función que tiene como signo de identidad y, desde una perspectiva humana, su potencial de desarrollo y crecimiento integral. En ese momento es cuando al Instituto se le comienza a identificar con el concepto de Ocio Humanista, una denominación que se fundamenta en la concepción del ocio clásico, donde la experiencia de ocio no es un don que se nos da gratuitamente, sino que es algo que exige esfuerzo, perseverancia, formación y tiempo. En el año 2000 tiene lugar en Bilbao el VI Congreso Mundial de Ocio de la W.L. sobre Ocio y Desarrollo Humano. Gracias a las reflexiones y aprendizajes de este congreso se orienta su investigación hacia el tema de ocio y solidaridad, a la vez que profundiza en la experiencia de ocio en sí misma y en los valores que desarrolla. De ahí nace la concepción del ocio como valor. Ocio valioso es aquel que promueva valores positivos para las personas y las comunidades.

Desde 2018, siguió comentando, Manuel Cuenca canaliza su reflexión hacia el ocio valioso de las personas jubiladas. Esto le ha llevado a defender la idea de que el ocio de los mayores debiera ser un ocio que proporcione resistencia y sentido. A partir de estas consideraciones comienza a diferenciar dos vertientes del ocio valioso: “recreación” y “re-creacion”. El ocio valioso recreativo, propio de las vivencias en presente, promueve valores tales como: voluntad, libertad, gratuidad, disfrute, satisfacción y alegría. Las experiencias recreativas valiosas siempre tienen beneficios para quien las practica y para los demás. Son experiencias conectadas con una concepción hedónica de la felicidad que, más allá del placer, proporciona satisfacción. De ahí su potencial para generar energía que nos proporciona una resistencia pasiva ante las dificultades de la vida.

Junto a este tipo de ocio está el valioso re-creativo, más orientado hacia los proyectos de futuro y la concepción eudaimónica de la felicidad, que se relaciona con el bien ser y la autorrealización. En este caso los valores, que se desarrollan tienen una dimensión diferenciada: superación, realización personal, identidad, cultivo de la esperanza, perseverancia, capacidad de esfuerzo y desarrollo personal. Esta vertiente nos proporciona un potencial de resistencia activa ante las adversidades que, además de darnos satisfacción, nos ayuda a orientarnos hacia un futuro deseado. El ocio re-creativo requiere una clarificación de la persona que queremos ser y aquello que deseamos evitar ser. Unas prácticas que favorezcan la consecución de estos objetivos constituyen algo esencial en el comportamiento de las personas,  siempre que estén ancladas en la motivación intrínseca. Solo se puede hablar de ocio cuando lo que haces lo llevas a cabo, fundamentalmente, porque te gusta.

El ocio es un ámbito valioso para nuestras vidas, es un motor que nos ayuda a movernos a otros horizontes. El Ocio Valioso es tiempo para uno mismo, es actividad que se transforma en experiencia personal, social, solidaria, identitaria y generadora de valores. Las investigaciones indican que el ocio solidario es el que produce mayor satisfacción personal. Manuel Cuenca finaliza su charla con la pregunta del comienzo: “¿Hacia dónde orientamos nuestro ocio? La respuesta, afirmó, la tiene que dar cada uno, decidiendo qué tipo de ocio es el que desea vivir: como ocupación del tiempo libre o como vivencia de un tiempo significativo; como actividad o como experiencia integral; como búsqueda de la felicidad o como ocasión de pasar un buen rato; como ocio valioso y consciente o como evasión de la realidad que nos aleje de pensar.

 

Para más información se recuerda que esperamos publicar el texto de las conferencias en cuanto sea posible, una vez finalizado el curso. https://pedrofabro.deusto.es/

 

 

Compartir es vivir:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.