default logo

Importancia y actualidad del ocio

Importancia y actualidad del ocio

¿Has reflexionado alguna vez sobre lo que es el ocio, las horas que le dedicas o la importancia que tiene en la sociedad actual? Es bastante habitual que cuando estudiamos fenómenos tan cotidianos entendamos que ya sabemos de qué va y no les prestemos la atención que merecen.

Resulta muy difícil entender la sociedad actual ignorando que el ocio es un importante pilar de desarrollo en el siglo XXI. Para ver que esto es así, basta con pararse y pensar lo que significa hoy, económica y culturalmente, el mundo digital, los espectáculos, la televisión, los deportes, el turismo, la música moderna, los parques temáticos, los juegos de azar o los museos. La experiencia humana de ocio está en todas partes y en todas las personas. Está presente en juegos, prácticas deportivas, viajes, vacaciones y fines de semana llenos (o vacíos) de música, fiesta y un largo etc. Su ausencia se puede ver en el aburrimiento, en la falta de integración, creatividad, iniciativa… y, como consecuencia, en la tristeza, el “sin sentido” o la drogadicción. El ocio es una realidad en continuo cambio, que está sufriendo una metamorfosis total antes de ocupar su hueco en la era del conocimiento.

El ocio moderno, consecuencia de la era industrial, ha sido una realidad en continuo avance. No sólo ha aumentando en cantidad y nuevos usos, sino en accesibilidad real. Al final del siglo XX, la mayor parte de ciudadanos en los países más avanzados podían disfrutar de un ocio democrático y generalizado. Su desarrollo y evolución ha supuesto el descubrimiento de modos de vida que han hecho posible la situación que conocemos. Pero, al mismo tiempo, la democratización del ocio ha traído un cambio de mentalidad, una diferente concepción de los valores y el mundo que nos rodea.

Con la llegada del III milenio se ha producido un cuestionamiento de nuestra forma de ser y vivir de difícil parangón. Nuevas concepciones de las cosas, nuevos usos y formas de estar en el mundo conducen a lo que pudiéramos llamar, de un modo genérico y global, una nueva ciudadanía. El cambio experimentado en los últimos años, especialmente en los países desarrollados, ha puesto de manifiesto la importancia de nuevos estilos de vida que plantean interrogantes desconocidos. El ocio es un elemento significativo de este cambio y un aspecto cada vez más importante de nuestra sociedad. La nueva realidad que nos rodea ha aumentado nuestras posibilidades de elección exponencialmente, de manera que la satisfacción no se consigue con tener más o gastar más, sino optando por aquello que nos haga sentirnos mejor con nosotros mismos y nuestro entorno. En la era del conocimiento debemos aprender a vivir en un contexto distinto que, aunque ya sea realidad diaria, no tiene precedentes en la historia de la humanidad. En este nuevo contexto deberemos redefinir hábitos, usos de tiempo y espacio o la manera de entender  trabajo y  ocio.

 

 

Más información:

Manuel Cuenca Cabeza, 2004, Pedagogía del Ocio: Modelos y Propuestas. Bilbao: Universidad de Deusto.

 

Escribir un comentario

*

captcha *